Foco en el negocio y la INNOVACIÓN

Ganar agilidad para acelerar el time-to-market es un aspecto crítico en el posicionamiento competitivo actual. La fusión de los servicios de desarrollo y de mantenimiento de las aplicaciones debe enfocarse como una palanca estratégica que proporcione una mayor eficiencia del negocio y una creciente dedicación a la innovación.

Ya no hay dudas respecto a la digitalización. Sus ventajas están claras. La cuestión no es si hay que cambiar, sino en qué dirección y en qué palancas deben apoyarse las empre­sas para conseguir ese cambio. Al comenzar el proceso de transformación, muchas empresas tienen la idea preconcebida de que será algo que, una vez concluido, servirá al negocio durante años. Pero la digitalización no es un objetivo sino un medio de uso constante. Digitalizar, en su sentido más am­plio, mejora la eficiencia y permite innovar más rápidamente, liberando recursos que antes se dedicaban a otras tareas y fomentando la colaboración. Esto, sí o sí, exige un acompaña­miento de los sistemas y una labor de desarrollo y manteni­miento de las aplicaciones continuada en el tiempo. Darwin lo señaló hace 150 años: “La especie que sobrevive no es la más fuerte ni la más inteligente, sino la que mejor se adapta al cambio”. Sin embargo, todavía hay empresas que siguen sin comprender el valor de ser versátiles y flexibles.
Según Digital Vortex, un 72% de las empresas están amenazadas por la disrupción. Los disruptores digitales desplazarán a cuatro de cada diez compañías tradicionales en los próximos años. Con todo, lo más preocupante es que solo un 14% cree que puede actuar lo suficientemente rápido para evitarlo. TechValidate señala que solo un 18% es capaz de conseguir sus objetivos de transformación en el próximo año… Aquel que piense que su empresa está preparada para la transformación digital se encuentra en una pequeña minoría.

Planificación estratégica

El mapa de aplicaciones es algo tan crítico para las organizaciones condiciona prácticamente toda la capacidad de evolucionar, adaptarse, aprovechar oportunidades y explorar nuevos modelos de negocio. Tradicionalmente ha existido una correlación directa entre el uso de aplicaciones y el rendimiento de negocio. En la economía digital, además de conducir hacia la eficiencia operativa, la contención de costes y el óptimo time-to-market, deben representar un papel determinante, dotando de la agilidad necesaria a las empresas y permitiendo que alcancen sus objetivos de negocio.
En un mundo ideal, el mapa de aplicaciones debería reflejar estos objetivos de negocio con exactitud, pero la realidad es que suele existir un gap entre las necesidades y lo que las aplicaciones pueden conseguir. Para reducir esta brecha, es fundamental una planificación estraté­gica que tenga en cuenta una serie de pautas: estandarizar y buscar la eficiencia antes de innovar, consi­derar escenarios de racionalización más radicales, apostar por la nueva generación de soluciones, integrar la innovación en el ciclo de vida de todas aplicaciones y utilizar logros y métricas para mejorar el entendimiento entre las claves del negocio y las TI.
En realidad, constituye un verdadero reto conseguir que la estructura de aplicaciones de una empresa sea en todo momento coherente con la estrategia de negocio. Para esto es importante fusionar, en una única disciplina, los servicios tradicionales de desarrollo y de mantenimiento de aplicaciones con la atención al negocio y la innovación.

El objetivo es obtener un servicio que cubra todos los aspectos de ADM  y de transformación digital

ADMnext

Bajo esta concepción, Capgemini ha ido un paso más allá con la creación de su offering ADMnext, cuya intención es cubrir, a través de una propuesta de valor integrada, un abanico de servicios más amplio que el que tradicionalmente ha estado bajo el paraguas de los servicios ADM, incluyendo una fase inicial de assessments de valor: madurez DevOps, estado de seguridad de las aplicaciones, adopción de la nube Cloud Choice, preparación al digital y monitoring.
ADMnext integra capacidades de inteligencia empresarial automatizadas destinadas a conformar el núcleo digital, gestionando plataformas IP personalizadas para el cliente mediante soluciones abiertas como Automation Drive y ADMnext Factories basadas en Open Stack.
El abanico de servicios acerca a las organizaciones a un método Lean con aplicaciones interconectadas, automatizando la configuración, evitando errores y reduciendo tiempos, además de fortalecer la seguridad con funciones de anticipación, prevención y detección de fallos, incidencias y amenazas. El funcionamiento de ADMnext se basa en tres principios:

  • La excelencia en los fundamentos, que se obtiene reduciendo los costes a la vez que se mejora la prestación de los servicios, simplificando los estándares y automatizando los aspectos clave. También pasa por mejorar la experiencia de usuario y la productividad de los recursos humanos, identificar y solucionar los problemas en las aplicaciones y adaptar las estrategias de suministro.
  • La mejora de las tareas core, que supone expandir el uso de DevOps y los procesos Agile y Lean transversalmente en la empresa; acelerar la adopción procesos y el uso de tecnologías de nueva generación, integrar equipos de desarrollo para acelerar y mejorar su trabajo, realinear las acciones de ADM para mejorar los indicadores clave y racionalizar las aplicaciones para reducir las redundancias a la vez que se crean las nuevas capacidades para innovar.
  • Para girar en torno al último eje, la capacidad de innovar y, por ende, acelerar las iniciativas de negocio, Capgemini se sirve de recursos como Applied Innovation Exchange y Design Office, modificando aplicaciones, aplicando la analítica de datos e inteligencia artificial y la redefinición del ecosistema de aplicaciones para reducir el time-to-market.

ADM y transformación digital

Como se deduce, el objetivo es generar un servicio que cubra todos los aspectos de ADM y el programa de transformación digital, incluyendo los servicios de infraestructuras de la nube, de automatización y de negocio, digitales y de DCX. Al comenzar un proyecto con ADMnext, utilizamos métodos de colaboración con la empresa para identificar rápidamente una lista de prioridades y realizar una primera aproximación sobre cómo podemos ayudar a que las afronte a través de nuestras habilidades. De esta forma, le presentamos un con­junto de palancas de mejora de rendimiento para ayudarle a alcanzar sus metas.

En nuestra experiencia, aplicar este enfoque consigue un valor adicional en los servicios ADM, y los objetivos de transformación digital se alcanzan más rápidamente, con mayor seguridad, a un coste menor y con la vista siempre puesta en la excelencia, el negocio y la innovación.