Seis requisitos que debes considerar en tu centro de datos

El centro de datos ya no es solo un recurso de negocio: es su corazón. Es el lugar físico en el que se conectarán todos los dispositivos de la empresa y donde se analizarán todos los datos. Por tanto, su gestión ya no es una cuestión de tecnología, sino de estrategia. Por eso, es necesario prestarle más atención y considerar ciertos requisitos que no deben faltar.

El rápido desarrollo de la economía digital ha convertido a la infraestructura TI en el núcleo a partir del cual se construye la estrategia para el crecimiento del negocio. Hoy, la operativa gira alrededor del centro de datos, donde se almacena y procesa la información más sensible y desde donde se accede a los servicios cloud cuando se necesitan.

El centro de datos es una pieza clave, cuyo funcionamiento debe gestionarse de manera muy profesional y cuidada. A continuación se enumeran las seis características básicas que todo centro de datos que acompaña al negocio debe reunir.

1. Seguridad física de las instalaciones

La seguridad física del centro de datos, el espacio donde se aloja la TI de la empresa y donde se procesan los datos de negocio, es básica para evitar incidentes que afecten a la continuidad del negocio. Es por ello una de las principales preocupaciones de sus responsables.

Como garantía de seguridad, el centro de datos debe contar con protocolos documentados en caso de actuación, además de con una serie de medidas tales como el acceso restringido y controlado, guardias de seguridad permanentemente, sistema de vigilancia por cámaras (CCTV) y doble sistema de identificación (tarjeta de acceso y biométricos).

2. Certificaciones que garanticen la calidad del servicio

Por un lado, el centro de datos debe disponer de determinadas certificaciones como garantía de calidad: ISO27001 de seguridad de la información, ISO20000 para la gestión de servicios TI e ISO22301 para la continuidad del negocio son algunas de las certificaciones que, al menos, debe cumplir.

Por otro lado, el centro de datos debe ser auditado regularmente para garantizar la calidad del servicio y asegurar que se adapta al negocio.

3. Conectividad con múltiples proveedores

La economía digital exige disponer de una conectividad flexible, fiable y segura. Por tanto, el centro de datos debe contar con acceso directo al mayor número posible de proveedores de telecomunicaciones y servicios cloud a los que migrar cargas TI.

Cuanto mayor sea el número de proveedores de conectividad, más competitivos serán los precios, más se reducirán costes y se agilizarán los tiempos de puesta en marcha. De la misma manera, contar con conexiones directas, privadas y junto a las plataformas cloud, facilita a las empresas adaptar sus recursos TI según la necesidad.

4. Infraestructuras sólidas que aseguren la continuidad del negocio

Para que la infraestructura que soporta el centro de datos dé un servicio ininterrumpido debe contar tanto con elementos que harán que nada falle como con políticas de mantenimiento y sustitución cuando así sea necesario; de manera que el centro de datos funcione como el primer día y se adapte a los cambios en TI.

Como mínimo, el centro de datos debe contar con:

  • Energía redundante: doble sistema de alimentación ininterrumpida y de generadores que garanticen una adecuada potencia eléctrica.
  • Capacidad de refrigeración: diseño redundante y flexible para adaptarse a nuevos requerimientos de TI.
  • Mantenimientos periódicos y programados de cada elemento de la infraestructura.
  • Monitorización de la infraestructura en cuanto a supervisión y medición continua 24 horas al día, todos los días de la semana, durante los 365 días del año.

5. La especialización del personal

El personal a cargo del centro de datos debe estar formado por profesionales especializados, con experiencia en la gestión de infraestructuras eléctricas y mecánicas, con dedicación exclusiva y formación continua.

6. Sostenibilidad y eficiencia energética

La energía es un bien de elevado coste y su uso eficiente es responsabilidad de todos. El centro de datos es una de las “unidades productivas” de la empresa que más energía consume. Por ello, es recomendable considerar los siguientes puntos para un mayor cuidado del medio ambiente y un mayor ahorro en la factura eléctrica:

  • Uso de energías renovables. El objetivo es lograr que el 100% del suministro eléctrico proceda de fuentes renovables
  • Monitorización de los sistemas críticos (BMS). Información en tiempo real.
  • Medición de los niveles de temperatura, humedad y consumo eléctrico.
  • Obtención de la certificación LEED para el diseño y construcción de instalaciones, así como para su operación y mantenimiento.

Centro de datos como servicio

Si alguna de estas seis características no se cumple, la continuidad del negocio puede estar en peligro. Además, actualizar o mejorar el centro de datos de la empresa implica inversiones considerables en nueva construcción o equipamiento.

En este escenario resulta fundamental pensar en una solución diferente, como puede ser convertir al centro de datos en un servicio. Se descarga así “la mochila de activos” de la compañía y se contrata a un proveedor especializado de centros de datos. Estos servicios, conocidos también como colocation, permiten que la empresa pueda enfocarse en el negocio y que el personal técnico pueda dedicar su tiempo a tareas que beneficien más a la actividad principal. 

Servicios de colocation

El centro de datos especializado (colocation) ofrece una serie de beneficios clave:

  • Instalaciones más seguras. Reducción del riesgo con estrictos protocolos de control y seguridad.
  • Certificaciones ISO propias que ayudan a obtener otras certificaciones adicionales a cada cliente, aportando datos y apoyo para sus auditorías.
  • Conectividad. Más opciones de servicios y conexiones privadas a la nube para mayor rendimiento y seguridad.
  • Solidez en las infraestructuras. La dimensión del centro de datos especializado permite contar con mejores niveles de redundancia, acuerdos de nivel de servicio y mejor respuesta ante futuras necesidades de espacio o potencia eléctrica.
  • Especialización del personal. Profesionales con formación continua y gran experiencia en la gestión de centros de datos.
  • Sostenibilidad. Diseño de las instalaciones para aumentar la eficiencia energética, puesta en marcha de mejores prácticas y uso completo de energías renovables.