El rol del cloud broker

Los modelos en la nube son ya una realidad. Cloud no es solo una palabra de moda; ha llegado al negocio y ha cambiado la naturaleza de la entrega de servicios TI. Muchas empresas ya han pasado la etapa de definición y están probando arquitecturas en la nube tanto dentro como fuera de la empresa. Si este es tu caso, si tu empresa está trasladando partes de su negocio a la nube, probablemente estás viendo que no es tan simple. Trabajar con muchos proveedores en la nube significa administrar relaciones múltiples.

La computación en la nube es un fenómeno disruptivo que tiene el potencial de hacer que las organizaciones sean más receptivas al cambio. Los modelos en cloud prometen toda una serie de ventajas, tanto económicas como otras más relacionadas con aspectos como la velocidad, agilidad, flexibilidad, elasticidad infinita e innovación. La cuestión ahora es cómo se van a adaptar las organizaciones para gestionar el nuevo escenario que se abre con la computación en la nube.

La mayoría de las empresas ya están negociando contratos múltiples con diversos proveedores de servicios en la nube. Estos contratos múltiples implican también pagos múltiples, contraseñas múltiples, flujos de datos múltiples y múltiples proveedores a los que hay que gestionar y gobernar.

Este contexto hace que sea necesario formularse una serie de cuestiones cuya resolución permite conseguir que estos servicios funcionen en conjunto, o bien, que puedan agregarse todos sus esfuerzos para obtener la máxima eficacia y eficiencia.

Evolución natural hacia la figura del cloud broker

La gestión multicloud es la evolución natural de las organizaciones de TI a la hora de afrontar el reto que supone la transformación digital. Para algunas empresas, el rol del departamento de TI puede incluso cambiar para convertirse en un intermediario entre la organización y el uso de servicios en la nube. ¿Esto suena convincente? Piénsalo. A medida que el personal de TI pierde el control sobre los sistemas y sobre el software que debe administrar, la intermediación se convierte en la evolución natural de su función dentro de la organización.

De esta forma, es muy importante reconocer que el papel del cloud broker debe ser parte de la ecuación de la nube, tanto si se confía en un agente de servicios externo como si se comienza a buscar alguien interno que se encargue de estas tareas… Esta figura es la que va a permitir obtener los máximos beneficios que propone este escenario.

Muchas empresas ya están negociando contratos múltiples con diversos proveedores de servicios

Beneficios

La misión del cloud broker es la de convertirse en un agregador del valor que, por separado, son capaces de ofrecer todos los servicios en la nube, para ponerlo después en las manos de los consumidores de dichos servicios. Entre los objetivos finales del cloud broker se encuentra el de construir un conjunto de servicios lo más específico posible, agregando o integrando una capa significativa de valor (es decir, capacidades) a los servicios que se ofrecen de forma estándar. Además de esto, debe cuidar también de otros aspectos, como, por ejemplo, garantizar un adecuado contexto de seguridad, facilitar la facturación, visualizar la migración al estado final o facilitar el camino hacia nuevos modelos de negocio.

Esta figura — la del cloud broker—hace que los servicios en la nube sean mucho más valiosos para la empresa. Hay varias razones para ello:

  • Entiende que el uso real de los servicios en la nube solo es posible cuando se cuenta con la adecuada arquitectura empresarial (información, aplicaciones, infraestructura técnica) y su correspondencia en cuanto al gobierno digital. Por esa razón, el primer paso consiste en aprovechar al máximo los servicios de SMAC (social, mobile, analytics y cloud), para lo cual es necesario evaluar cómo debe ser este gobierno digital, así como trazar un plan de acción para alcanzar un nivel mínimo de madurez.
  • Tiene más experiencia trabajando con múltiples proveedores, y en muchos escenarios de consumo. En lugar de gastar tiempo y dinero para resolver estos problemas internamente, los consumidores pueden aprovechar las soluciones que ofrece de forma independiente, lo que permite a las organizaciones centrarse en otras necesidades comerciales urgentes.
  • Puede hacer que sea menos costoso, así como más fácil, seguro y productivo para que las empresas naveguen, integren, consuman y amplíen los servicios en la nube, especialmente cuando abarcan múltiples proveedores de servicio. Además, trabaja estrechamente con ellos para obtener descuentos en los precios o acceder a más información sobre cómo funciona un servicio.
  • Evita que el consumidor tenga que convertirse en un experto acerca de los detalles de cómo se entrega un servicio en la nube, pero sin depender de la fe ciega en la palabra del proveedor acerca de cómo funcionan las cosas.
  • También puede intervenir cuando un conjunto de servicios que se ejecutan en su organización tiene algún problema. Trabaja estrechamente con cada uno de los proveedores con el objetivo de dirimir responsabilidades y buscar soluciones. Esto permite minimizar este tipo de situaciones y aislar a la empresa frente a este tipo de contingencias.

Arbitraje

En el cloud service brokerage, el arbitraje es una función complementaria de aggregation, en la que la flexibilidad para moverse entre servicios en la nube, y un único punto de acceso, permite a los usuarios finales seleccionar la mejor opción basada en métricas.
Aunque el arbitraje del servicio en la nube es similar a la agregación, la diferencia entre ellos es que los servicios agregados no son fijos. De hecho, el objetivo del arbitraje es proporcionar flexibilidad y opciones oportunistas para el agregador de servicios. Por ejemplo, proporcionar múltiples servicios de correo electrónico a través de un proveedor, o un servicio de puntuación de crédito que verifique múltiples agencias de puntuación y seleccione la mejor de entre ellas.

Arquitectura orientada al dato

Uno de los factores clave de éxito en una gestión multicloud implica la posibilidad de dar un paso firme hacia una arquitectura empresarial orientada al dato. El de cloud services broker es un rol de TI y un modelo comercial, en el que una empresa —u otra entidad— agrega valor a uno o más servicios de nube (públicos o privados) en nombre de uno o más consumidores de ese servicio. Esto se realiza a través de tres categorías principales: agregación, integración e intermediación. De esta forma, un broker cloud ofrece a las empresas tecnología, combinada con personas y metodologías, que permite implementar y administrar proyectos.

La agregación realizada por el broker cloud crea un proveedor de servicios virtuales, que ofrece modelos de datos normalizados a través de servicios en la nube, modelos en los que se integran características de portabilidad y seguridad en una multitud de servicios. Desde luego, es un paso firme hacia las arquitecturas empresariales orientadas al dato, ya que garantizará que estos se modelen e integren en todos los componentes del servicio. La infraestructura se convierte en efímera y lo realmente persistente es el dato y su gobierno. Además, se garantiza el movimiento y la seguridad de los datos entre el consumidor del servicio y los proveedores múltiples.

Estos agentes de agregación existirán principalmente en la nube como proveedores de servicios por derecho propio, formando una capa de provisiones de servicio que se aproxima a la capa de aplicación en la informática tradicional.

El cloud broker ayuda a construir un conjunto de servicios lo más específico posible

 TI híbrida e intermediación

Las predicciones dicen que, a medida que se adopten los servicios cloud, la capacidad de gobernar su uso, rendimiento y entrega será proporcionada por los intermediarios de servicios en la nube. Desafortunadamente, usar servicios creados por otros, y asegurar que funcionen (no solo por separado, sino también juntos), es una tarea complicada, plagada de problemas de integración de datos y de dificultades de integridad, por no mencionar los escollos que plantea la necesidad de una adecuada gestión de relaciones. En este escenario, resulta fundamental el papel de estos intermediarios a la hora de agregar valor a los servicios existentes y ofrecer una serie de propuestas adicionales creadas y entregadas sobre los servicios actuales.

El modelo de negocio de la computación en la nube —la capacidad de aprovisionar rápidamente servicios de TI sin realizar grandes inversiones— es atractivo para los ejecutivos, pero cuando las organizaciones de TI investigan posibles servicios en la nube, la volatilidad del mercado revela que no todos se crean de la misma manera. Algunos proveedores ofrecen servicios simples y completos que pueden reemplazar el software interno. Otros proponen una amplia gama de servicios con diversos grados de seguridad, disponibilidad, precio y escalabilidad, que pueden cumplir o no los requisitos técnicos de la aplicación, las pautas de cumplimiento de TI o la tolerancia al riesgo de la empresa.

Como era de esperar, las organizaciones de TI están adoptando una estrategia de “adoptar y seguir adelante”. Por ejemplo, muchas de estas áreas se están decantando por la computación en nube pública para servicios de TI que no son críticos, tales como aplicaciones de desarrollo y prueba, o soluciones “llave en mano” de software como servicio (SaaS), como web analytics y CRM, que pueden reemplazar holísticamente las aplicaciones internas y permitir el acceso de una fuerza de trabajo móvil.

De este modo, las organizaciones de TI se están convirtiendo en el intermediario de un conjunto de servicios de TI que están alojados en parte dentro y en parte fuera de la empresa: una arquitectura de TI híbrida. Este papel de intermediario de servicios les permite ofrecer —a los clientes internos— el precio, la capacidad y la velocidad de aprovisionamiento de la nube externa, al tiempo que mantienen la seguridad y la gobernanza que requiere la empresa y reducen los costos del servicio de TI.

La TI híbrida es el resultado de combinar servicios internos y externos, generalmente de un conjunto de nubes internas y públicas, en apoyo de diversos resultados comerciales.

El interés de las grandes empresas por la nube pública se ha visto atenuado últimamente debido a los múltiples riesgos de adopción de este modelo. Este escenario está llevando hacia arquitecturas que conectan los servicios centrales internos, y los datos críticos, con los servicios externos y estandarizados. Hybrid IT se basa precisamente en una serie de nuevas tecnologías para conectar nubes, así como en enfoques sofisticados de clasificación e identidad de datos, junto con una arquitectura orientada a servicios. Debido a este nuevo modelo de entrega, el papel de TI y sus profesionales está experimentando un cambio significativo.

La TI tiende a evolucionar hacia una cadena de suministro compleja y heterogénea

Mercado de funciones

En este contexto que se está dibujando, los profesionales de TI se están convirtiendo en los responsables de las soluciones de intermediación de los proveedores de servicios disponibles, incluidos ellos mismos. Esta colección de proveedores de servicios externos e internos creará un “mercado de funciones”, que pueden utilizarse para cumplir contratos de servicio e intercambiarse fácilmente según las variables de la política (por ejemplo, rentabilidad, geografía y viabilidad del proveedor). En este escenario, la TI empresarial tiende a evolucionar hacia una cadena de suministro compleja y heterogénea, regida por contratos de brokering.

Claramente, este modelo de entrega de servicios desafía muchas prácticas de TI, además de los modelos comerciales de los proveedores de TI tradicionales. El cambio está servido.