HPE Helion Virtual Private Cloud

En esta época de transformación digital, los distintos modelos de cloud, en todas sus variantes, tendrán un papel decisivo a la hora de definir los modelos de outsourcing del nuevo estilo de las TI. Estos modelos tendrán un rol primordial y decisivo en la construcción y gestión de las nuevas tecnologías de la información híbridas resultantes, que tienen la agilidad, seguridad y velocidad como sus tres pilares principales.

Es una realidad incontestable que los ciclos de vida de las soluciones de TI han cambiado radicalmente. Esto se debe en parte a la irrupción de nuevas metodologías, como DevOps, y a la aparición de nuevos modelos, como es el caso del cloud en sus distintas variantes. El resultado de estos escenarios es que los plazos para obtener retorno de una inversión en TI se han reducido drásticamente en menos de una década. De ello resultan implicaciones tecnológicas, pero también financieras, ya que el panorama actual obliga a los gestores de los departamentos de TI a buscar soluciones basadas principalmente en gastos operativos (OPEX) y donde se reduzca a la mínima expresión la inversión (CAPEX).

Por otro lado tenemos un factor, cada vez más determinante, como es la necesidad de garantizar la seguridad y el cumplimiento de la legislación en nuestros entornos TI, lo que obliga a ser muy cuidadosos con las soluciones que se implementan y con el tratamiento que las mismas hacen de nuestros datos. Es imprescindible poner especial cuidado en factores tan importantes como la localización física, tanto de los datos como de las personas que acceden a ellos. El endurecimiento de las normativas europeas sobre protección de datos contribuye a esto.

Para terminar de delinear la compleja situación a la que se enfrentan los CIO de hoy, tenemos que diseñar el “viaje” de la transformación de nuestras TI actuales, con sus infraestructuras tradicionales, sus aplicaciones legacy y sus entornos propietarios, hacia el nuevo estilo de TI. Esto es algo que no resulta trivial y que requiere no solo de la participación del CIO, sino también de sus equivalentes de negocio. porque, de lo contrario, corremos el riesgo de la aparición de la tan temida shadow IT. Es en este punto donde resulta especialmente crítico disponer de un partner con experiencia en este tipo de procesos y donde tener una solución flexible al otro lado del puente se hace imprescindible.

Una de las respuestas sería un modelo de infraestructura como servicio (IaaS)

IAAS es la solución

Teniendo en cuenta este escenario, una de las respuestas más acertadas sería un modelo de infraestructura como servicio, como es el caso de HPE HELION Virtual Private Cloud (VPC). Esta solución, que lleva cerca de cinco años en el mercado, es un modelo de IaaS (infrastructure as a service), de pago por uso al 100% y que se propone en modalidad virtualmente dedicada y privada para cada uno de los clientes.

Durante estos años, HPE VPC se ha convertido en una pieza fundamental de las soluciones de HPE ES, tanto para los clientes nuevos como para los existentes, pues permite disponer de una solución de puro OPEX a la que evolucionar sus aplicaciones con la misma flexibilidad de la que gozarían si estuvieran en un entorno propietario.

HPE VPC tiene, entre otras, numerosas características que se han ido incorporando a la solución, basadas en la experiencia que han ido desarrollando:

  • Se trata de una propuesta con carácter global. El sistema se basa en más de 20 CPD repartidos por todo el mundo, incluyendo un clúster de CPD en España.
  • Dispone de capacidad de proporcionar tanto máquinas virtuales como físicas, en modo de pago por uso.
  • Ofrece conectividad corporativa tanto desde Internet como con redes MPLS.
  • Existe la posibilidad de mantener el direccionamiento del cliente, conocido como bring your own IP.
  • Tiene soluciones para alojar, incluso en el mismo segmento de LAN, a entornos legacy propietarios, de forma que permite la consolidación de todo el TI en un solo par de CPD.
  • Proporciona diferentes niveles de almacenamiento para cubrir todas las necesidades de capacidad y rendimiento de las distintas cargas de trabajo, incluyendo, por supuesto, las más críticas.
  • Dispone de soluciones de backup que cubren desde copias simples de ficheros hasta integraciones con las principales bases de datos del mercado, así como los mecanismos de externalización de copias de seguridad.
  • Incluye soluciones de tolerancia a desastres, con configuraciones de doble CPD, clúster geográfico o balanceo.
  • Admite soluciones de SAP, cubriendo desde el modelo con bases de datos relacionales hasta las soluciones SAP HANA.

Flexibilidad

Un elemento diferenciador es el hecho de que la propuesta de HPE ES no contempla a HPE VPC como la solución final, sino como una herramienta que facilita la entrega de servicios modernos y flexibles a todas las compañías que tienen la necesidad de mantener un método de outsourcing tradicional a la vez que emplean un modelo de extremo a extremo y, a pesar de todo, necesitan mantener un control completo.

En este sentido, HPE VPC ofrece soluciones que aíslan de la capa de uso y que permiten cubrir las nuevas necesidades que se van generando, con tiempos de provisión reducidos y en convivencia con sistemas legacy y modelos más tradicionales.

Además, nuestro foco primordial es proporcionar modelos de servicio extremo a extremo, gestionados de forma homogénea en todas sus expresiones —ya sean en cloud privada, pública o bien en TI tradicionales— y con la flexibilidad añadida de que este modelo de cloud se aloja en un CPD de HPE, uno propio de la compañía o bien en uno de terceros.

De esta forma, se plantea como una forma ágil y rentable de ampliar la infraestructura de las empresas, con el fin de cumplir con los requisitos de negocio en un entorno gestionado aprovechando sistemas completos, abiertos e integrados. La plataforma en la nube de HPE está diseñada y creada específicamente para los requerimientos de las empresas, de forma que las aplicaciones —como SAP, Microsoft Dynamics y Oracle— se puedan implementar en un entorno de nube segura.

La realidad es que —desde su puesta en marcha y a lo largo de estos años— ninguno de nuestros clientes se pasó a soluciones 100% cloud en una primera fase. Sin embargo, al final todos movieron el 100% de sus cargas al mismo par de CPD, combinando sus necesidades entre servicios VPC y hosting tradicional.

Hoy, muchos de estos clientes ya tienen el 100% de sus cargas en diversos modelos cloud, VPC en su mayoría, pero también existen cargas en modelos como Office 365 y MS Azure. En todos ellos se ha mantenido estable un modelo de gestión de servicios que permite una visibilidad extremo a extremo de su entorno, es decir, un outsourcing 2.0.