Capital humano y transformación digital

A nadie se le escapa ya que los trabajadores son uno de los activos más importantes de cualquier organización. De la mera gestión de los recursos humanos, hemos saltado a la gestión del talento, esto es, saber colocar a la persona adecuada en el lugar adecuado y, además, fidelizarla. En este ámbito, el modelo cloud ha llegado para quedarse, revolucionando el modo en que se gestiona el capital humano.

En la actual coyuntura, es frecuente oír hablar de los retos que tienen las organizaciones para gestionar su talento y el poco alcance que presentan los esquemas básicos para retener y fidelizar al personal en una compañía. Un ejemplo es el hecho de que el 95% de los colaboradores de una organización desconoce los objetivos corporativos.

Para atajar buena parte de esta problemática, muchas compañías se han subido al carro de la transformación digital, abrazando una actualización tecnológica que impacta en todos los niveles de la organización. La nube está en el epicentro de este proceso de transformación, y el departamento de RRHH ha encontrado en las tecnologías cloud al perfecto aliado para resolver la sistematización del capital humano.

Nuevos desafíos

El cloud ayuda a gestionar el ciclo de vida de los RRHH, ya que permite hacerlo desde la distancia y con una extraordinaria facilidad. Las conectividad móvil y la información al alcance de un clic han despertado el interés por estar al tanto de aquella información que impacte de forma positiva o negativa. En esa línea, los sistemas automatizados en la nube permiten reunir datos que ayudan a tomar las mejores decisiones estratégicas.

Los procesos de contratación, por ejemplo, son un escenario claro para la gestión del talento cloud. En ellos, no solo es posible acortar los procesos de selección, averiguando antes cuál es el candidato idóneo de acuerdo con un perfil previamente determinado, sino que su formación posterior también resultará mucho más sencilla.

En la primera de las fases, los encargados de la selección pueden establecer enfoques más competitivos para sus búsquedas, simplificando los procesos gracias a la tecnología cloud. El reto es en convertir a la empresa en un lugar atractivo para trabajar, que permita al colaborador construir su carrera profesional y perseguir sus objetivos personales. En cierto modo, se están combinando dos ciencias, la de los recursos humanos y la del marketing.

Aquí, la nube representa un papel fundamental, al facilitar esos procesos de prospección, selección y vinculación de las personas a una organización. Son cada vez más las empresas, sin importar su tamaño, que alinean las estrategias de gestión de talento con tendencias de contratación de personal.

La gestión del talento cloud ayuda a estrechar lazos entre los objetivos personales y los empresariales

Formación y retención

Una vez seleccionado el talento, es preciso sacarle el máximo partido para la organización. Contar con unas políticas adecuadas de formación e inducción es básico y una de las mejores opciones pasa por apoyarse en tecnologías con las que los nuevos empleados estén familiarizados.

Por este motivo, no podemos dejar de lado dos circunstancias que están marcando el nuevo mercado laboral: por un lado, la inminente jubilación de los denominados baby boomers (los nacidos entre 1946 y 1964). Por ejemplo, se estima que este año se jubilarán unos 4,2 millones de estadounidenses.

La otra cara de la moneda es el ascenso de los millennials (los nacidos entre 1977 y 1992), esto es, las nuevas generaciones que demandan mayor conectividad, uso de herramientas tecnológicas, simplicidad en los procesos y una mayor apertura por la integración tecnológica.

Capitalizar el talento que se encuentra en este segmento de población marcará el éxito o el fracaso de muchas empresas. El 91% de estos millennials aspira a posiciones de liderazgo que incluyen flexibilidad en los horarios, compensaciones salariales e incentivos como el teletrabajo, lo que implica adoptar soluciones en la nube.

Cloud abre la puerta a trabajar en remoto, en un modelo en el que son los empleados quienes marcan sus objetivos del día y miden su rendimiento durante la jornada de teletrabajo. Este tipo de tecnologías crean un modo distinto de relación con el empleado, no solo estéticamente (la usabilidad de las aplicaciones recuerda a aquellas con las que interactúan a diario) sino también funcionalmente.

Desde las fases de formación, la nube otorga al empleado autonomía y autoservicio (gracias al e-learning). Con ello se garantiza la máxima productividad al definir planes de formación que respondan a los objetivos comerciales de la empresa. Y lo mismo sucede en su desempeño posterior. Cuestiones como la solicitud de vacaciones, permisos, bajas o incluso las encuestas de satisfacción y clima laboral se llevan a cabo a través de plataformas online.

En suma, la gestión del talento cloud fomenta la participación de la gerencia y de los empleados, estrechando lazos entre los objetivos personales y los empresariales.

En consecuencia, esta nueva tendencia garantiza la gestión de desempeño, una mejor compensación y la retención de los colaboradores. 

La experiencia de Atrevia

La consultora de comunicación y relaciones públicas Atrevia ilustra a la perfección cómo la gestión del talento, apoyándose en la nube, puede contribuir a mejorar tanto la competitividad como la productividad.

Se trata de una empresa con 27 años de experiencia, que en los últimos seis ha vivido un cambio radical, enfrentándose a una política de internacionalización que la ha llevado de tener presencia en España y Portugal a saltar a Bélgica, EEUU y buena parte de Latinoamérica (Colombia, Perú, Chile, Brasil, México, Puerto Rico y Ecuador). En total, 18 oficinas en 11 países y más de 300 empleados.

En esta coyuntura, la fundadora y presidenta de la compañía, Nuria Vilanova, tenía claro que era preciso realizar una gestión del talento desde la distancia. Su objetivo, según explica, era trasladar la cultura de la empresa y, al mismo tiempo, “acompañar a nuestros empleados en una evolución constante de conocimiento, aprendizaje y crecimiento”.

Para ello confiaron en la tecnología cloud de Softland, con la que consiguieron llevar a término todos los programas que tienen en marcha con sus empleados, dotando al sistema de la interactividad necesaria para que participen los propios colaboradores, que son quienes definen sus propios retos y riesgos.

En definitiva, la gestión cloud del talento no solo ha reportado a Atrevia una mejor relación con sus empleados, sino, además, una ventaja competitiva.

Coritel y Softland

Coritel ha firmado una alianza con Softland, mediante la que se convierte en implantador exclusivo de esta solución a escala nacional.