Sostenibilidad integrada en la cadena de valor

Sustainable sourcing es un nuevo enfoque sobre la contratación de servicios de outsourcing en el que prima no solo el impacto financiero, sino también el social y medioambiental. Frente a las conocidas políticas de responsabilidad social corporativa, el sustainable sourcing implica desarrollar impacto social y medioambiental desde la propia cadena de valor de la compañía y no como actividad paralela no relacionada con el negocio o mercado en el que opera.

El desarrollo humano está afectando significativamente al planeta. Uno de los principales instigadores de este cambio es nuestro modelo de desarrollo económico basado en el crecimiento. Además, la sociedad cada vez está más preocupada por hechos y evidencias como, por ejemplo, el aumento de la temperatura de la Tierra.

En este modelo de crecimiento el sector privado debe ver la sostenibilidad como una prioridad y no como una externalidad del negocio, alejándose del tipo de empresa que solo se centra en los beneficios. Actualmente, los departamentos de responsabilidad social corporativa (RSC) —cuyo impacto se conseguía a través de donaciones— han evolucionado para tratar de ir más allá del simple propósito de “donar por una causa”: ponen la responsabilidad sobre la sociedad y el medio ambiente en la estrategia de la empresa, anteponiendo el impacto en las personas y el planeta a los beneficios potenciales. Proponen integrar la sostenibilidad e impacto social de forma estratégica en la cadena de valor de la compañía.

En esta nueva visión, la sostenibilidad integrada en la cadena de valor desempeña un papel clave para llegar a ser empresas realmente sostenibles. Resulta más sencilla de aplicar en los sectores primario (agricultura, ganadería, pesca…) y secundario (industria, construcción, energía…) de la economía. En el sector terciario (servicios, comercio, comunicaciones…), concretamente en la economía del conocimiento, la provisión de servicios por terceros hace que se pierda el control de la sostenibilidad a través de la cadena de valor, debido en gran parte a la deslocalización y a la intangibilidad de los servicios. ¿Cómo entendemos la sostenibilidad si gran parte de las operaciones están externalizadas?

Crear valor

Todo proceso de externalización tiene riesgos asociados que el sustainable sourcing trata de mitigar: los medioambientales y laborales. Su impacto suele ser poco visible y puede aumentar dependiendo de la localización. En el caso de TI, una empresa que gestione un servicio puede subcontratar a otra encargada del mantenimiento que, por ejemplo, tenga un equipo en países como la India, donde los estándares, medioambientales y laborales son diferentes.

Aquí es donde entra en juego el sustainable sourcing, una herramienta que trata de  seleccionar proveedores que tengan unos valores y políticas alineadas con la definición de sostenibilidad de nuestra compañía en temas medioambientales y laborales.

La reducción de estos riesgos, junto con la alineación de políticas sociales y de sostenibilidad, tendrá un impacto directo en la calidad del servicio externalizado —está demostrado que unas mejores condiciones laborales llevan a una mayor satisfacción del cliente— y, consecuentemente, en la mejora de la reputación. Además, el sustainable sourcing multiplica el impacto de nuestras políticas sociales y medioambientales llegando a muchos más beneficiarios.

Si mi organización cree que para dar un servicio de calidad tiene que conseguir unos estándares de condiciones laborales y medioambientales, ¿por qué no voy a pedir los mismos requisitos a quien me tiene que subministrar un servicio?

Sustainable sourcing multiplica el impacto de las políticas sociales y medioambientales

Implantación

Nosotros hemos incluido la sostenibilidad como uno de los aspectos a la hora de definir la estrategia de sourcing, considerándola en todas las fases de proceso: estrategia, iniciativa y gestión. Evidentemente, la implementación de esta herramienta se hará siempre teniendo en mente el principal objetivo de los procesos de sourcing: mejorar la eficiencia de la organización.

Un primer paso durante la etapa de iniciativa de sourcing es preparar un caso de negocio que incluya la sostenibilidad y avanzar el proceso de sourcing hasta la llegar a la selección de proveedores teniendo en cuenta la sostenibilidad. Posteriormente también se pueden introducir requisitos de sostenibilidad durante los procesos de solicitud de oferta de servicios o RFP (request for proposal).

Una vez se ha completado la iniciativa de sourcing, el concepto de sostenibilidad también está presente en la fase de gestión, donde debe implementarse durante la transición o transformación del servicio. También hay que verificar si se han cumplido los objetivos del contrato y monitorizar el rendimiento del proveedor desde el punto de vista de la sostenibilidad.

La implementación de un modelo de sourcing sostenible en todas las etapas del proceso (estrategia, iniciativa y gestión del sourcing) hace que este sea mucho más que una herramienta de trasformación y que se convierta en un modo de trasmitir los principios de sostenibilidad a nuestra cadena de valor y así maximizar el impacto. Además, muy posiblemente esto implique un mejor servicio por parte de nuestros proveedores en el futuro.

Ética y política de empresa

Muchas de las decisiones empresariales de sourcing tienen un gran componente ético que acaba recayendo en aquellos que toman la decisión final. Esto es especialmente relevante cuando se habla, por ejemplo, de procesos de outsorcing donde se externaliza un servicio fuera de nuestro país. En estos escenarios siempre hay personas y organizaciones beneficiadas y perjudicadas.

Un reciente estudio realizado por Quint Wellington Redwood en los Países Bajos demuestra que: quienes toman decisiones de sourcing teniendo en cuenta la sostenibilidad están más influenciados por sus creencias personales que por las políticas de sostenibilidad de su empresa. Esto demuestra que las políticas convencionales de sostenibilidad no están dando el resultado esperado y que es momento de apostar por el sustainable sourcing como herramienta para que los valores sostenibles de una empresa se transmitan a través de su cadena de valor.

El sustainable sourcing va más allá de proporcionar herramientas para ayudar en la toma de decisiones y mitigar los riesgos derivados de la falta de visibilidad en los procesos de provisión de servicios por terceros. La consideración de aspectos de sostenibilidad supone reconsiderar los procesos de sourcing para asegurarnos de que estamos maximizando el impacto positivo en la sociedad y el medioambiente a través de nuestra cadena de valor. Esto, posteriormente, tendrá un retorno en forma de servicios subcontratados de mejor calidad.